Este novedoso dispositivo no necesita de baterías o de paneles solares, tan sólo necesita agua. Funciona con la energía extraída del agua y aunque parece salido de algún cuento de ciencia ficción es realidad y convierte H2O en energía.

Todo lo que necesita para funcionar de manera regular es cambiar el agua que contiene cada seis meses. Se utiliza lo último en tecnología electroquímica para hacer funcionar la pantalla digital con el agua y además de ello no deja emisiones ni residuos.

No posee características adicionales, como alarma por ejemplo, pues la energía proveniente del agua no es muy potente aun, pero tiene un diseño muy elegante en forma de lata y con una pantalla digital en el frente. Fue fabricado por la empresa GreenStamp, y esta disponible en cuatro colores (azul, verde, rojo, y negro) a un costo aproximado de 11 Euros.

Anuncios